Debatte, Bildung, Vernetzung zu Migration und gegen Rassismus und Neonazismus



120 días después de Hanau: Salas para la solidaridad

Nue­ve per­so­nas con ante­ce­den­tes (fami­lia­res) de migra­ción sufrie­ron una muer­te vio­len­ta en Hanau el 19 de febre­ro. El racis­ta Tobi­as Rath­jen, de 43 años, les dis­paró e hirió a muchas otras per­so­nas, algu­nas de ellas de gra­ve­dad. La serie de ase­si­na­tos noc­turnos fue el ata­que ter­ro­ris­ta de derecha con el segun­do mayor núme­ro de víc­ti­mas en la his­to­ria de la Repú­b­li­ca Federal de Ale­ma­nia. Sólo el atenta­do en la Okto­ber­fest de Munich con una bom­ba en 1980, con 13 muer­tos y mas de 200 her­i­dos, fue un úni­co con mas víc­ti­mas, acto de ter­ro­ris­mo de la derecha y con­tó con más per­so­nas direc­ta­men­te afec­ta­das que el ata­que en Hanau en febre­ro de 2020.

El 19 de febre­ro, alre­de­dor de las 10 p. m., el autor ent­ró en dos bares del cen­tro de Hanau en la cal­le „Am Heu­markt“ y dis­paró a tres hom­bres. En el bar „La Vot­re“ a el pro­pie­ta­rio de 33 años Kaloy­an Vel­kov, en el Shi­sa-Lounge „Mid­ni­ght“ a el pro­pie­ta­rio de 30 años Sedat Gür­büz y en la cal­le a Fatih Sara­çoğlu de 34 años. Des­pués se diri­gió al dis­tri­to veci­no de Kes­sel­stadt. En él apar­ca­mi­en­to fren­te a un edi­fi­cio de gran altu­ra en la Pla­za Kurt-Schu­ma­cher dis­paró a Vili Vio­rel Păun. El joven de 22 años lo había segui­do con su vehí­cu­lo y había intenta­do en vano dete­ner al ase­si­no y llamar a la poli­cía para pedir ayu­da. En la plan­ta baja del edi­fi­cio alto, el ase­si­no ent­ró en el „Are­na Bar“, un restau­ran­te con un quiosco anexo. En el quiosco mató al alba­ñil de 37 años Gök­han Gül­te­kin, a la madre sol­te­ra de 35 años Mer­ce­des Kier­pacz y al fon­ta­ne­ro de 23 años Fer­hat Unvar. Dis­paró a Said Nesar Has­h­e­mi, de 21 años, y a Ham­za Kur­to­vić, de 22 años, en la zona del bar. Otros visi­tan­tes del bar resul­t­a­ron her­i­dos, algu­nos de ellos de gra­ve­dad. Des­pués de estas masa­c­res, el autor se diri­gió a la casa cerca­na de sus pad­res, don­de pri­me­ro dis­paró a su madre y lue­go a sí mis­mo.

Al igu­al que el fascis­ta norue­go Anders Beh­ring Brei­vik en sus ata­ques en Oslo y en la isla de Utøya en julio de 2011 y el fascis­ta aus­tra­lia­no Bren­ton Tar­rant en sus ata­ques a dos mez­qui­tas en Christ­church, Nue­va Zel­an­da, en mar­zo de 2019, el ase­si­no de Hanau tam­bién dejó un mani­fies­to. En este pan­fle­to titu­la­do „Men­sa­je a todo el pue­blo ale­mán“ hizo decla­ra­cio­nes racis­tas, anti­se­mi­tas, isla­m­ofó­bi­cas y misó­gi­nas. Puso un video simi­lar en You­Tube días antes de sus ase­si­na­tos. Por un lado, sus decla­ra­cio­nes están sal­pi­ca­das de vari­os ele­ment­os de teo­rí­as de con­spi­ra­ción y por otro lado, apun­tan a con­si­derables trastor­nos de per­so­nali­dad del autor.

Han pasa­do mas de 100 días des­de el ata­que ter­ro­ris­ta. Y ya los muer­tos pare­cen haber sido olvid­ados a la som­bra de la pan­de­mia de la Coro­na. Pero los pari­en­tes, ami­gos y cono­ci­dos de las víc­ti­mas no pue­den y no olvi­darán el san­grien­to acto racis­ta. Exi­gen infor­mación sob­re los ante­ce­den­tes del autor y el cur­so del deli­to, soli­da­ridad con las fami­li­as, pari­en­tes y ami­gos afec­ta­dos por la masa­c­re y el nom­bra­mi­en­to y la lucha con­tra las ideo­lo­gí­as y acti­tu­des polí­ti­cas que con­du­je­ron a los ase­si­na­tos. Con este fin, se orga­nizan en la „Ini­cia­ti­va 19 de febre­ro Hanau“.

Hei­ko Koch ent­re­vis­tó a Seda Ard­al y Hagen Kopp de la „Ini­cia­ti­va 19. Febre­ro Hanau“ a princi­pi­os de junio en la tien­da con­me­mo­ra­ti­va de Hanau sob­re la situ­ación en el ter­re­no.

——————————————————————

Hei­ko Koch: Hola a los dos, ustedes per­te­ne­cen a la „Ini­cia­ti­va 19 de Febre­ro Hanau“. Por favor, pre­sén­ten­se bre­ve­men­te.

Seda Ard­al: Me lla­mo Seda Ard­al. Ten­go 30 años y nací y crecí aquí en Hanau. Aho­ra vivo en la veci­na Offen­bach. He estado invo­lu­c­ra­do en la ini­cia­ti­va des­de su ini­cio.

Hagen Kopp: Me lla­mo Hagen y tam­bién ven­go de Hanau. He sido polí­ti­ca­men­te activo aquí en Hanau duran­te mucho tiem­po. Espe­cialm­en­te en el apo­yo a los refu­gi­a­dos y en los pro­yec­tos antir­ra­cis­tas. Este es tam­bién el caso de una ini­cia­ti­va deno­mi­na­da „Soli­da­ridad en lugar de divi­sión“, una ali­an­za de sin­di­ca­lis­tas, aso­cia­cio­nes de migran­tes y gru­pos antir­ra­cis­tas. Este fue tam­bién el cír­cu­lo que pudo reac­cio­nar con rela­ti­va rapi­dez a la situ­ación del 19 de febre­ro, lo que nos sor­p­ren­dió y con­mo­ci­onó a todos.

Hei­ko: Pue­do preg­un­tar cómo vivie­ron ustedes dos per­so­nalm­en­te esta noche del 19 de febre­ro?

Seda: Mmmh, sí. Así que el 19 de febre­ro me dor­mí rela­tiva­men­te temp­ra­no.  Tenía un tra­ba­jo muy est­res­an­te en ese momen­to.  Cuan­do me desper­té el jue­ves por la maña­na, tenía una increí­ble can­tidad de llama­das per­di­das en mi móvil de mis ami­gos* y fami­lia­res.  Lo pri­me­ro que leí fue „Tiro­teo en Hanau“.  No había nada sob­re un nazi o un ata­que ter­ro­ris­ta.  Sólo fue repre­sen­ta­do como un tiro­teo.  Lo pri­me­ro que hice fue llamar a mi pad­re.  Me dijo que uno de sus mejo­res ami­gos per­dió a su hijo en el ata­que, Gök­han Gül­te­kin.  Sabía que mi her­ma­no era su mejor ami­go y lo lla­mé.  Nun­ca antes había vis­to a mi her­ma­no llorar.  Y ent­on­ces… esta llama­da tele­fó­ni­ca fue un ver­dade­ro dolor de cabe­za.  Como para toda mi fami­lia.

Inclu­so en las sema­nas des­pués yo esta­ba bastan­te fue­ra de mí.  Me lle­vó unas sema­nas vol­ver a poner­me en pie y pen­sar con cla­ridad.

Hagen: Tuvi­mos una reu­n­ión con „Soli­da­ridad en vez de divi­sión“ la noche del miérco­les 19 de febre­ro, y des­pués de eso cin­co de noso­tros sali­mos a cen­ar a la vue­l­ta de la esqui­na en un restau­ran­te mar­ro­quí.  A las nue­ve y media nos fui­mos.  Poco des­pués de las diez, un ami­go, activo en una aso­cia­ción de migran­tes de aquí y que pro­ba­ble­men­te fue uno de los pri­me­ros en reci­bir infor­mación, nos escri­bió para preg­un­tar­nos si toda­vía estáb­a­mos por aquí. Nos habí­a­mos sepa­ra­do, pero él no sabía exac­ta­men­te dón­de estáb­a­mos. Ya estáb­a­mos con el coche en la car­re­te­ra y ya no tan cer­ca.  Infor­mó de que supu­es­ta­men­te había sie­te per­so­nas muer­tas.  Y pen­sé, ¿qué está pasan­do? Mi preg­un­ta espon­tá­nea para él fue „¿Eran nazis o qué? Digo: „No“; lo que sabia por los ami­gos es que era un soli­ta­rio dis­pa­ran­do por ahí.  Tampo­co esta­ba enmas­ca­ra­do o enca­puch­a­do.  Según la impre­sión de sus ami­gos, no estaría nada cla­ro lo que había suce­di­do allí.  Lo segui­mos todo en las noti­ci­as esa noche y la maña­na sigu­i­en­te.  En mi caso, me fui rela­tiva­men­te pron­to.  En rea­li­dad esta­ba en cami­no a Mal­ta como par­te de uno de nuestros pro­yec­tos antir­ra­cis­tas, el „Alar­ma por Telé­fo­no“.  Así que tenia un vue­lo temp­ra­no en la maña­na.  En el cami­no al aero­pu­er­to la dimen­sión del ata­que se hizo evi­den­te y detuve mi via­je inme­dia­ta­men­te.  Con­du­je de regre­so y lue­go comenz­a­mos nues­tra reu­n­ión de cri­sis en nues­tra casa ocup­a­da en la Metz­gerstra­ße a las 10 am.  Yo mis­mo no había cono­ci­do a nadie per­so­nalm­en­te.  Pero mucha gen­te de la Metz­gerstra­ße y de la comu­ni­dad de emi­gran­tes cono­cía a los chi­cos ase­si­na­dos.

Hei­ko: Qué es la Metz­gerstra­ße?

Hagen: La Metz­gerstra­ße es la sede de Hanau.  Es el lugar de encuen­tro de la izquier­da radi­cal duran­te más de 30 años. Tam­bién tenemos nue­s­tro café de ase­s­or­ami­en­to para refu­gi­a­dos allí. En la Metz­gerstra­ße y en la casa de la DGB nos reu­ni­mos todo el día y tam­bién los días sigu­i­en­tes. Tra­ta­mos de lidi­ar con la situ­ación de algu­na mane­ra.

Ten­go que decir que a pesar de todas las cosas que hemos estado haci­en­do duran­te muchos, muchos años — espe­cialm­en­te alre­de­dor del telé­fo­no de alar­ma, don­de esta­mos con­stan­te­men­te trat­an­do con la muer­te en el mar. con los que se enfren­tan a la muer­te en el mar — bue­no ten­go que decir que lo que pasó aquí, tan cer­ca, tan des­ca­ra­do, realm­en­te me des­vió del cami­no.  Así que tam­bién esta­ba, y toda­vía lo estoy hoy, un poco afec­ta­do por ello y tam­bién ten­go la sen­sa­ción una y otra vez: „Eso no pue­de ser ver­dad.  Debe ser un sue­ño fal­so“. Así que eso fue.… que nue­s­tro peque­ño pue­blo Hanau de todos los luga­res fue gol­peado por ella, que tiene una his­to­ria tan fuer­te de migra­ción, que no qui­so meter­se en mi cabe­za en abso­lu­to.

Hei­ko: Cuan­do escucho cómo te afec­tó, ten­go la impre­sión de que estás indi­rec­ta­men­te trau­ma­tiz­ado por el acto. ¿Tomas con­se­jos psi­coló­gi­cos?

Seda: Bue­no, esta­ba en tra­ta­mi­en­to psi­coló­gi­co antes del ase­si­na­to y toda­vía lo estoy.  El espec­tro de mi tra­ta­mi­en­to ha cam­bia­do mucho des­pués del ase­si­na­to. Y como era necesa­rio, las sesio­nes de dos sema­nas se con­vir­tie­ron en sem­ana­les. Para tener mas apo­yo.

Hagen: En mi peque­ño gru­po nos enfren­ta­mos a la muer­te en el mar a tra­vés de nue­s­tro tra­ba­jo en „Alarm Pho­ne“. Por supu­es­to, esto es más distan­te por telé­fo­no, pero aún así muy cerca­no.  Tam­bién esta­mos a menu­do en muchos paí­ses y lle­gamos a cono­cer a los fami­lia­res y pari­en­tes de los refu­gi­a­dos náuf­ra­gos.  Uno de nuestros ami­gos más activ­os está muy a menu­do en las cere­mo­ni­as de con­me­mo­r­a­ción en Gre­cia.  E inclu­so en febre­ro estu­vi­mos pre­sen­tes en un even­to de con­me­mo­r­a­ción en Mar­rue­cos.  Estos son nuestros ante­ce­den­tes de expe­ri­en­cia.

Fui­mos capaces de uti­li­z­ar­lo en esta situ­ación aquí. Así que… esta for­ma, estos intent­os de tra­tar con lo incom­pren­si­ble, con la muer­te… ahí tenemos algu­nas expe­ri­en­ci­as import­an­tes que pudi­mos usar.  Y lo que es bue­no para noso­tros aquí en Hanau … Ent­re las redes polí­ti­cas y los cír­cu­los de ami­gos, tam­bién tenemos per­so­nas que están ent­re­na­das en la pedago­gía del trau­ma y de las que pode­mos obte­ner ase­s­or­ami­en­to — no for­malm­en­te y no en el senti­do de la ter­a­pia — pero de una mane­ra ami­s­to­sa, con quie­nes pode­mos hab­lar si tenemos preg­un­tas, si no nos lle­va­mos bien o don­de … bue­no … esa es mi mane­ra de lidi­ar con ello.  Como dije, la cons­ter­na­ción ya era gran­de. Despert­ar­se cada maña­na pen­san­do, es realm­en­te así? Nun­ca había expe­ri­menta­do algo así con tan­ta inten­sidad…

Hei­ko: Qué pasó en los pri­me­ros días des­pués del ase­si­na­to? Con las auto­ridades, la poli­cía, los medi­os de comu­ni­cación?

Hagen: En la pri­me­ra noche, el 20 de febre­ro, ya hubo un mitin fúnebre.
El Pre­si­den­te de la repu­bli­ca Federal Stein­mei­er, el Pri­mer Mini­stro de Hes­se Bouf­fier, vari­os polí­ti­cos, el alcal­de de Hanau, etc. estu­vie­ron pre­sen­tes.
Habí­a­mos tem­ido que esta apa­ri­en­cia fue­ra muy for­mal, per­man­ecie­ra muy vacío, muy hue­co.
Y ese fue el caso.
Fue más bien un even­to emba­ra­zo­so. Pero tam­bién se podía ver la impo­ten­cia en la que ellos mis­mos actúan. Don­de ellos mis­mos no sabí­an cómo lidi­ar con ello y temí­an reci­bir muchas crí­ti­cas cuan­do los pari­en­tes hab­la­ban.
Habí­a­mos deci­di­do no per­tur­bar la apa­ri­en­cia de los polí­ti­cos. Y que a pesar de la pre­sen­cia del Pri­mer Mini­stro de Hes­se, Bouf­fier.
Su pre­sen­cia y el hecho de oír­le hab­lar allí es en cier­to modo una bur­la a todos los que han par­ti­ci­pa­do en acti­vidades anti­fa­scis­tas en Hes­se.
Está la his­to­ria de Hes­se con los archiv­os reten­i­dos en el caso del ase­si­na­to del NSU a Halit Yozgat en Kas­sel 2006.
Y el encu­bri­mi­en­to de todas las con­e­xio­nes y enre­dos con el hombre de la pro­tección con­sti­tu­cio­nal Andre­as Tem­me. Era Bouf­fier. Bouf­fier man­tu­vo su mano minis­te­ri­al sob­re todos los enre­dos ent­re los ser­vici­os secretos y el ter­ror de la derecha en la clan­des­ti­ni­dad. Ver a algu­i­en como ese cocodri­lo llo­ran­do lágri­mas aquí en Hanau, tenía gran­des reser­vas al respec­to.
Enten­di­mos de inme­dia­to qué tení­a­mos que hacer algo por nues­tra cuen­ta para hacer fren­te a la situ­ación. Así qué invit­amos para el día sigu­i­en­te, el vier­nes, aquí mis­mo en el Heu­markt para un mitin de con­me­mo­r­a­ción. Dón­de los fami­lia­res y ami­gos podí­an hab­lar, don­de se men­cio­n­aban los nom­bres de las víc­ti­mas — él „decir sus nom­bres“ esta­ba allí muy rápi­da­men­te.
Que el tema era, que se tra­ta­ba de un ata­que por motiv­os racia­les. Que la masa­c­re no esta­ba desti­na­da a gol­pe­ar a todas las per­so­nas, sino a los migran­tes. Por­que estas per­so­nas fue­r­on ase­si­na­das por­que supu­es­ta­men­te no eran lo sufi­ci­en­te­men­te „ale­ma­nas“, ni lo sufi­ci­en­te­men­te „blan­cas“.
Así que, para sacar eso a cola­ción era muy importan­te para noso­tros cre­ar un lugar auto- orga­niz­ado e inde­pen­dien­te. Para hacer algo que vino de mas allá de la ciu­dad, de los minis­te­rios y sus repre­sen­tan­tes de las víc­ti­mas. Eso fue muy importan­te para noso­tros en Hanau. Y el pri­mer paso fue hacer algo jun­to con los ami­gos y fami­lia­res de las víc­ti­mas.
Tuvi­mos una reu­n­ión con „Soli­da­ridad en vez de divi­sión“ la noche del miérco­les 19 de febre­ro, y des­pués de eso cin­co de noso­tros sali­mos a cen­ar a la vue­l­ta de la esqui­na en un restau­ran­te mar­ro­quí. A las nue­ve y media nos fui­mos. Poco des­pués de las diez, un ami­go, activo en una aso­cia­ción de migran­tes de aquí y que pro­ba­ble­men­te fue uno de los pri­me­ros en reci­bir infor­mación, nos escri­bió para preg­un­tar­nos si toda­vía estáb­a­mos por aquí. Nos habí­a­mos sepa­ra­do, pero él no sabía exac­ta­men­te dón­de estáb­a­mos. Ya estáb­a­mos con el coche en la car­re­te­ra y ya no tan cer­ca. El Infor­mó de que supu­es­ta­men­te había sie­te per­so­nas muer­tas aquí. Y ahí pen­sé, ¿qué está pasan­do?
Mi preg­un­ta espon­tá­nea para él fue „¿Eran nazis o qué?
Dijo: „No“; lo que sabía por los ami­gos es que era un soli­ta­rio dis­pa­ran­do por ahí. Tampo­co esta­ba enmas­ca­ra­do o enca­puch­a­do. Según la impre­sión de sus ami­gos, no estaría nada cla­ro lo que había suce­di­do allí. Lo segui­mos todo en las noti­ci­as esa noche y la maña­na sigu­i­en­te. En mi caso, me fui rela­tiva­men­te pron­to. En rea­li­dad esta­ba en cami­no a Mal­ta como par­te de uno de nuestros pro­yec­tos antir­ra­cis­tas, el „Telé­fo­no de Alar­ma“. Así que tenia un vue­lo temp­ra­no en la maña­na. Así que esta­ba en cami­no. En el cami­no al aero­pu­er­to la dimen­sión del ata­que se hizo evi­den­te y detuve mi via­je inme­dia­ta­men­te. Con­du­je de regre­so y lue­go comenz­a­mos nues­tra reu­n­ión de cri­sis en nues­tra casa ocup­a­da en la Metz­gerstra­ße a las 10 am. Aun­que yo mis­mo no había cono­ci­do a nadie per­so­nalm­en­te. Pero mucha gen­te de la Metz­gerstra­ße y de la comu­ni­dad de emi­gran­tes cono­cía a los chi­cos ase­si­na­dos. Eso se con­cen­tró más y más tar­de.
Dimos la pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa y nos reu­ni­mos aquí en Heu­markt, cami­na­mos des­de aquí con vari­os cient­os de per­so­nas a Kes­sel­stadt a la segun­da esce­na del cri­men y dimos una segun­da con­fe­ren­cia de pren­sa allí.
Y tam­bién fue la pri­me­ra vez en Kes­sel­stadt que, jun­to con todos los demás, pro­nun­cia­mos en voz alta los nom­bres de las per­so­nas ase­si­na­das cono­ci­das has­ta la fecha. Él „decir sus nom­bres“ tuvo lugar allí por pri­me­ra vez de for­ma colec­ti­va.

Hei­ko: Esas fue­r­on las pri­me­ras horas y días, los pri­me­ros pasos en los que te orga­ni­zas­te?

Hagen: Así fue! Y lue­go esta­ba el sigu­i­en­te paso. Esto fue el resul­ta­do de estos encuen­tros per­ma­nen­tes en y ent­re la casa ocup­a­da en la Metz­gerstra­ße y la casa de la DGB, que tuvie­ron lugar en vari­as con­s­tel­a­cio­nes.  El resul­ta­do fue que la gen­te dijo, bien, hare­mos lo nue­s­tro este vier­nes y llama­re­mos a una mani­fes­ta­ción nacio­nal el sába­do con poca antel­a­ción.  Esta­ba cla­ro que no podí­a­mos hacer una gran demo­s­tra­ción en el cor­to tiem­po dis­po­nible.  Pero que­rí­a­mos reac­cio­nar a los acon­te­ci­mi­ent­os con una mani­fes­ta­ción el sába­do.  Finalm­en­te orga­niz­a­mos la mani­fes­ta­ción con ruta, fur­go­ne­ta de alta­vo­ces, esce­n­a­rio y todo.  Cer­ca de 6. 000 per­so­nas estu­vie­ron el sába­do en la Frei­heits­platz para un ral­ly ini­cial.

Duran­te estos dos días ha demos­t­ra­do ser un ele­men­to muy importan­te el hecho de que en Hanau hemos estado bien conec­ta­dos a nivel nacio­nal duran­te muchos años como resul­ta­do de nue­stras ini­cia­ti­vas antir­ra­cis­tas.  En los últi­mos tres años tam­bién per­ten­ecí­a­mos a los gru­pos que co-organizaron„Welcome united“, que tra­ta­ron de lle­var el espec­tro de Anti­ra en toda su ampli­tud a las cal­les con des­files de demo­s­tra­ción en Ber­lín, Ham­bur­go y lue­go Dres­den.  En este con­tex­to, tam­bién se esta­ble­cie­ron est­rechas con­e­xio­nes con el tri­bu­nal „Diso­lu­ción del com­ple­jo NSU“. Todo esto con el enfo­que en la vio­len­cia racis­ta, en los asalt­os racis­tas.  Esto esta­ba rela­cio­na­do princi­palm­en­te con la situ­ación en la par­te ori­en­tal de la Repú­b­li­ca Federal de Ale­ma­nia, Dres­de, Chem­nitz, los diver­sos luga­res don­de se han pro­du­ci­do repeti­da­men­te asalt­os vio­lent­os has­ta pogro­mos en los últi­mos dos o tres años.  En esos días, estas con­e­xio­nes demo­stra­ron rápi­da­men­te ser un con­tex­to en el que se podía loca­li­zar lo que había suce­di­do en Hanau y muchas per­so­nas, por ejem­plo de Colo­nia, Ber­lín, Ham­bur­go, que estab­an acti­vas en el tri­bu­nal, tam­bién vinie­ron a Hanau y nos apoy­a­ron.  Lo cual sigue sien­do el caso hoy en día.  Recibi­mos mucho apo­yo para todo el tra­ba­jo de fon­do. En cuan­to a la pági­na web, las dona­cio­nes, toda la red fun­cio­na. Este apo­yo orga­niz­a­tivo y de con­ten­i­do des­de el exte­rior fue muy importan­te para noso­tros y para nues­tra labor, que hemos quedado atra­pa­dos aquí en nues­tra cons­ter­na­ción y en los intent­os de poner en prác­ti­ca algo.

Hei­ko: Estás hab­lan­do de est­ruc­turas polí­ti­cas ya exis­ten­tes. Eso es pro­ba­ble­men­te dife­ren­te para las fami­li­as afec­ta­das que no pro­vie­nen de tales est­ruc­turas socia­les.  Este es un gru­po muy gran­de.  Los fami­lia­res de los nue­ve ase­si­na­dos, los ami­gos, cono­ci­dos, los sobre­vi­vi­en­tes, los tes­ti­gos, etc. Cómo se orga­nizan estos gru­pos de per­so­nas? En dife­ren­tes cír­cu­los priv­a­dos, socia­les, lin­güí­sti­cos, cul­tu­ra­les o nacio­na­les… Qué pasa allí?

Seda: El espa­cio aquí ha hecho muy fácil que todos se reú­n­an. Cómo se orga­nizan los fami­lia­res en priv­a­do? Hagen, ¿pue­des decir algo sob­re esto?

Hagen: No es fácil dibu­jar este com­ple­jo cua­dro. Las nue­ve per­so­nas ase­si­na­das pro­vie­nen de con­text­os muy dife­ren­tes.  Cuan­do sur­gió la preg­un­ta: „¿Qué dicen los pari­en­tes?“, siemp­re diji­mos: „Más des­pa­cio, no hay ‚los pari­en­tes‘ “.  Hay nue­ve víc­ti­mas, otros her­i­dos y sobre­vi­vi­en­tes y sus fami­lia­res, que son tan dife­ren­tes como Hanau. Y no pue­des decir que esto es un cír­cu­lo.

Para noso­tros los con­ta­c­tos direc­tos fue­r­on dados por una par­te por la aso­cia­ción cul­tu­ral kur­da, por­que había per­so­nas invo­lu­cra­das con las que hemos estado coope­r­an­do duran­te mucho tiem­po en la ali­an­za „Soli­da­ridad en lugar de divi­sión“.  Por otro lado, a tra­vés del cen­tro juve­nil, la JuZ en Kes­sel­stadt.  Ami­gos que tení­an rela­cio­nes muy cerca­nas con cin­co de los jóve­nes ase­si­na­dos han estado tra­ba­jan­do en la JuZ duran­te unos 20 años.  Los cono­cí­an y habí­an sido tes­ti­gos de los acon­te­ci­mi­ent­os en la JuZ en los últi­mos años. Esto lle­vó rápi­da­men­te a con­ta­c­tos y con­e­xio­nes direc­tas.

Diría que era muy dife­ren­te don­de la gen­te se movía y se reun­ía. Por eso fue bue­no que hubie­ra esta pri­me­ra demo­s­tra­ción y los intent­os de reu­nir­se. Fue ent­on­ces cuan­do sur­gió la idea de que nece­si­táb­a­mos un lugar de encuen­tro don­de sob­re todo fue­ra posi­ble un encuen­tro e inter­cam­bio social.  Y ‑lle­gamos a eso- que ha creci­do un lugar aquí, dón­de las fami­li­as y pari­en­tes de los ase­si­na­dos están per­ma­nen­te­men­te pre­sen­tes y don­de pode­mos orga­ni­zar y des­ar­rol­lar el estar jun­tos en este nue­vo lugar de encuen­tro.

Toda­vía es importan­te enten­der que poco des­pués de los ase­si­na­tos nos diri­gí­a­mos a la locu­ra de la Coro­na, que limi­ta­ba o inclu­so hacía impo­si­ble todas las reunio­nes.  Así que el cen­tro de recreación se cer­ró rela­tiva­men­te rápi­do.  Pri­me­ro se vol­vió atrás y lue­go se cer­ró com­ple­ta­men­te, lo que un ami­go que tra­ba­ja­ba allí llamó „desast­re den­tro del desast­re“. Des­pués de la masa­c­re, este fue el lugar más importan­te para que muchos de los pari­en­tes y ami­gos* se reu­nier­an e inter­cam­biaran ide­as. Por lo tan­to, muchas fami­li­as se vie­ron doble­men­te per­tur­ba­das. ¿Qué es posi­ble aho­ra? Y bus­ca­ban nue­vas posi­bi­li­dades y habit­a­cio­nes para reu­nir­se. Así que en este pro­ce­so se hicie­ron más y más con­ta­c­tos. Con el resul­ta­do de que hemos crea­do este lugar aquí muy rápi­da­men­te.

Hei­ko: Cuán­do fue eso?

Hagen: Alre­de­dor de una sema­na des­pués de la masa­c­re se des­ar­rol­ló la idea de que se nece­si­ta­ba un nue­vo lugar. Y tan cer­ca como sea posi­ble de una de las esce­nas del cri­men. El 29 de febre­ro, 10 días des­pués del cri­men, tuvi­mos la pri­me­ra con­ver­sa­ción con el cor­re­dor de este local aquí y el 20 de mar­zo con­se­gui­mos la lla­ve para ello.

Hei­ko: Es un buen momen­to para que descri­bas tu tien­da con más detal­le…

Seda: Tenemos 140 her­mo­sos metros cuadra­dos aquí, direc­ta­men­te en el Heu­markt. Están en dia­go­nal fren­te al bar Sisha „Mid­ni­ght“, una de las esce­nas del cri­men.  Ent­ras en una habit­a­ción muy gran­de y lumi­no­sa, que tiene una ven­ta­na que da a la cal­le. En un rincón de la sala hemos crea­do un área para la con­me­mo­r­a­ción. Pero toda­vía esta­mos en un pro­ce­so en cur­so y esta­mos en con­stan­te diá­lo­go con los fami­lia­res. Cómo se ima­gi­n­an el recuer­do y cómo les gusta­ría tener esta zona. Si quie­ren una cor­ti­na para tener más pri­va­cidad, o si esta zona debe per­ma­n­e­cer abier­ta­men­te visi­ble.  Hay fotos de las nue­ve víc­ti­mas col­ga­das en las pare­des. Y hay una peque­ña tab­la de asi­en­t­os con flo­res y velas.  Esta área a menu­do se deja vacía. Lo que signi­fi­ca que no nos sen­ta­mos a tomar café y a hab­lar, por ejem­plo.  Uno tra­ta esta área con res­pe­to y uti­li­za las otras áre­as de la sala con sus asi­en­t­os.  Hay vari­as mesas don­de pue­des sen­tar­te, hacer ent­re­vis­tas, tra­ba­jar en tu Lap­top, etc.  Lue­go tenemos un gran sofá y una gran zona de descan­so don­de la gen­te pue­de hab­lar.  Es importan­te para noso­tros que dife­ren­tes con­ver­sa­cio­nes y diá­lo­gos pue­dan tener lugar al mis­mo tiem­po. Por eso tenemos dife­ren­tes arreg­los de asi­en­t­os, que tam­bién se man­ti­enen en pie.  En la par­te tra­se­ra y sepa­ra­da tenemos una ofi­ci­na, baños y una gran coci­na. Una coci­na que está en uso día y noche.

La tien­da se con­vir­tió rápi­da­men­te en un espa­cio muy ani­ma­do. Para algu­nos pari­en­tes esto es casi como su sala de estar. Ya vie­nen a desayu­nar por la maña­na, lue­go van al cemen­te­rio, hacen las tare­as del día y vue­l­ven por la tar­de.

Hei­ko: Como son los hora­rio de aper­tu­ra y su lugar de reu­n­ión…

Seda: En rea­li­dad siemp­re. Sie­te días a la sema­na.  A las diez de la maña­na como muy tar­de uno de noso­tros está aquí.  Y por la for­ma en que se ha des­ar­roll­a­do en las últi­mas sema­nas, tampo­co sali­mos has­ta las 11. Eso es mucho tiem­po. Pero tam­bién es agrad­able estar aquí. Nos gus­ta estar aquí.

Hei­ko: La ubi­cación de la tien­da en Heu­markt es muy céntri­ca para Hanau. Ade­más, está en la vec­indad direc­ta de una de las esce­nas del cri­men. Así que des­de aquí pue­des ver la esqui­na de la cal­le don­de la pri­me­ra el ata­que tuvo lugar. Se buscó este lugar direc­ta­men­te o es más bien una coin­ci­den­cia que haya lo hay­an encont­rad?

Hagen: No se pue­de hab­lar de coin­ci­den­ci­as.  Pen­sa­mos que el cen­tro de la ciu­dad y la pro­ximi­dad a la esce­na del cri­men sería el lugar adecua­do para reu­nir­se.  Espe­cialm­en­te por­que la segun­da esce­na del cri­men en el dis­tri­to de Kes­sel­stadt se encuen­tra en un cen­tro de recreación.  Y no había nin­gún espa­cio en el cen­tro de la ciu­dad que pudié­ra­mos usar como lugar de encuen­tro. Así que bus­ca­mos aquí en los alre­de­do­res y no encon­tra­mos esta tien­da vacía por casu­ali­dad.

Me gusta­ría aña­dir algo sob­re el perí­o­do de la Coro­na. El 20 de mar­zo con­se­gui­mos la lla­ve de la tien­da. Y tuvi­mos la suer­te de que la pri­me­ra gran sala se pre­para­ra rápi­da­men­te con medi­os rela­tiva­men­te sen­cil­los para que fue­ra inme­dia­ta­men­te uti­liz­ab­le para las reunio­nes.  Eso signi­fi­ca­ba para el estado federal de Hes­se, que al princi­pio cin­co per­so­nas podí­an reu­nir­se aquí, lue­go sólo dos per­so­nas en reunio­nes indi­vi­dua­les. La reno­va­ción cor­rec­ta tuvo lugar pri­me­ro en la par­te tra­se­ra y lue­go en la del­an­te­ra.  En el momen­to de la reno­va­ción, en la obra, por así decir­lo, ya podí­a­mos dar con­se­jos. Esto era muy importan­te por­que todas las ofi­ci­nas ofi­cia­les habí­an redu­ci­do sus ser­vici­os de con­sul­ta a llama­das tele­fó­ni­cas y con­ta­c­tos de video. No había un solo lugar en Hanau don­de los afec­ta­dos pudier­an hab­lar cara a cara sob­re sus pro­ble­mas. Esto era prác­ti­ca­men­te sólo posi­ble aquí. Y es por eso que muchos pari­en­tes y per­so­nas afec­ta­das vinie­ron aquí en mar­zo.  Y tam­bién mucha gen­te del vec­in­da­rio vino a la tien­da.  Estab­an muy con­tent­os de que se crea­ra tal habit­a­ción. Muchos de ellos habí­an sido tes­ti­gos de los acon­te­ci­mi­ent­os de la noche, se vie­ron afec­ta­dos por la situ­ación como tes­ti­gos pre­sen­cia­les. Estab­an feli­ces de poder inter­cam­bi­ar sus expe­ri­en­ci­as aquí.

La situ­ación actu­al, en la que la tien­da pare­ce estar tan arrai­ga­da y ancla­da des­de su aper­tu­ra el 5 de mayo, tiene su his­to­ria en el perí­o­do que va des­de fina­les de mar­zo. Cuan­do los afec­ta­dos pudie­ron venir aquí y hab­lar, reci­bir con­se­jo y asistir a la boda de la pan­de­mia de Coro­na. Esta fue una his­to­ria extre­ma­damen­te importan­te para el des­ar­rol­lo de la tien­da.

Hei­ko: Arrai­ga­da y ancla­da. Cómo debo enten­der estas pala­bra?

Hagen: El vec­in­da­rio como fac­tor. Así que esta­mos aquí en la Krä­mer­stra­ße, en la esqui­na de Heu­markt, jus­to en la esce­na del cri­men.  Y la gen­te del vec­in­da­rio se acer­có inme­dia­ta­men­te y nos preg­un­tó: „¿Qué están haci­en­do aquí?“ Y obtu­vi­mos las reac­cio­nes: „¡Geni­al!“ y „Un lugar como este se nece­si­ta … que es haga“.  Y con­ta­ron su pro­pia his­to­ria. Cómo se enfren­ta­ron ellos mis­mos. Más o menos vio­len­ta­men­te.  Así que des­de las per­so­nas que pre­sen­ci­a­ron los event­os des­de el mar­gen has­ta las per­so­nas que se enfren­ta­ron cara a cara con el ase­si­no. Estas per­so­nas encon­tra­ron inme­dia­ta­men­te en la tien­da un lugar de con­fi­an­za para ellos mis­mos. La tien­da fue aco­gi­da, acep­ta­da y uti­liza­da por el vec­in­da­rio.  La tien­da está arrai­ga­da en el vec­in­da­rio. Para­lelamen­te, el des­ar­rol­lo se lle­vó a cabo con los pari­en­tes y fami­li­as de Hanau y Kes­sel­stadt. Vinie­ron aquí e hicie­ron de la tien­da su pro­pia sala de estar, su pro­pio lugar de encuen­tro, tam­bién ent­re los pari­en­tes. Pron­to se les hizo evi­den­te que era mucho más fácil para ellos hab­lar aquí con los que habí­an expe­ri­menta­do lo mis­mo, que estab­an en una situ­ación simi­lar a la suya. Que no tení­an que dar expli­cacio­nes. Que podrí­an dis­cu­tir y acordar con otras per­so­nas afec­ta­das aquí. Eso se ha con­verti­do en esto. Todo esto es posi­ble aquí. La tien­da tiene sus raí­ces en las fami­li­as, pari­en­tes y ami­gos* de los ase­si­na­dos.

Hei­ko: Cuan­do miro el table­ro de anun­ci­os aquí, hay muchos peda­zos de papel con notas como „reu­n­ión“, „ple­no“, „pren­sa“ etc. ¿Cómo te orga­ni­zas en la tien­da?

Seda: Una vez a la sema­na tenemos una gran reu­n­ión con todos los miem­bros de la ini­cia­ti­va. Un encuen­tro en el que par­ti­ci­pan tam­bién per­so­nas de Ham­bur­go, Ber­lín, Frank­furt y Offen­bach por video­con­fe­ren­cia. Nos hemos divi­di­do en dife­ren­tes gru­pos de tra­ba­jo. Tenemos un gru­po de pren­sa, un gru­po de inves­ti­ga­ción, etc. Mucho se hace digi­talm­en­te a tra­vés de cor­re­os elec­tró­ni­cos y gru­pos de chat.  Así es como orga­niz­a­mos nuestros pla­nes sem­ana­les, qui­en se encar­ga de qué tare­as, hace­mos nue­stras citas, etc. Aná­lo­ga­men­te a esto, está por supu­es­to el pizar­rón y las pizarras blan­cas. Así es como inten­ta­mos man­te­ner la visión gene­ral

Hei­ko: Has fund­ado una aso­cia­ción?

Hagen: Fui­mos fund­ados como una ini­cia­ti­va inde­pen­dien­te y abier­ta y que­re­mos que siga sien­do así. Hemos encon­t­ra­do una aso­cia­ción ami­s­to­sa y sin áni­mo de lucro para alqui­lar la habit­a­ción, que hace esto por y con noso­tros. Tam­bién con­ta­mos con el apo­yo de una aso­cia­ción de Colo­nia para el acuer­do de dona­ción a nues­tra ini­cia­ti­va. De este modo, pudi­mos orga­ni­zar las con­di­cio­nes mar­co for­ma­les e insti­tu­cio­na­les necesa­ri­as tam­bién a tra­vés de nues­tra red, sin dar­nos un esta­tus de aso­cia­ción. Que­re­mos exis­tir como una ini­cia­ti­va inde­pen­dien­te que pue­da des­ar­rol­lar­se de mane­ra fle­xi­ble según las nece­sidades y los requer­imi­ent­os.  Des­de el princi­pio, enten­di­mos este espa­cio como un pro­ce­so y no comenz­a­mos con un con­cep­to fijo.  Que­re­mos man­te­ner lo que sale de ella lo más abier­to posi­ble y ver quién quie­re dar­le for­ma con noso­tros. Todo esto debe­ría hacer­se jun­to con la gen­te acti­va de aquí. Y creo que vamos por buen cami­no, por­que ha habi­do reunio­nes muy impre­sio­nan­tes aquí en las últi­mas sema­nas. Los repre­sen­tan­tes de la Las fami­li­as de las víc­ti­mas estu­vie­ron pre­sen­tes y par­ti­ci­paron en el deba­te y la decis­ión.  ¿Cómo, por ejem­plo, debe­rí­an orga­ni­z­ar­se los días de con­me­mo­r­a­ción del 19 de cada mes? ¿Cómo hace­mos las rela­cio­nes púb­li­cas? ¿Cómo se pue­de orga­ni­zar la pre­sión polí­ti­ca para ase­gur­ar que se enf­a­ti­cen las deman­das de acla­ra­ción com­ple­ta? Por­que la pan­de­mia pare­ce ser para muchos un pre­tex­to para que las auto­ridades no publi­quen nin­gún resul­ta­do de la inves­ti­ga­ción, nin­gún resul­ta­do pro­vi­sio­nal, sim­ple­men­te nada. Hay una com­ple­ta fal­ta de trans­pa­ren­cia por par­te de las auto­ridades inves­ti­ga­do­ras. Ent­on­ces, ¿cómo se pue­de actu­ar aquí? Y hemos hecho gran­des pro­gre­sos en este senti­do. El 14 de mayo fui­mos jun­tos a la reu­n­ión del comi­té de inte­rior del par­la­men­to esta­tal de Hes­se en Wies­ba­den y allí casi inter­ro­ga­mos a los polí­ti­cos. Lue­go hici­mos un mon­tón de tra­ba­jo medi­á­ti­co en las últi­mas dos sema­nas. Don­de fue impre­sio­nan­te ver cómo los fami­lia­res se pusie­ron en posi­ción de hab­lar. Como lo pidie­ron.  Pero tam­bién como acus­a­ron y exi­gie­ron. Por supu­es­to, esto está rela­cio­na­do con el hecho de que esta­mos en este pro­ce­so comu­ni­ca­tivo de reunio­nes con­jun­tas, inter­cam­bio y refle­xión.

Hei­ko: ¿Pue­des decir algo más sob­re esta fal­ta de trans­pa­ren­cia?

Hagen: Esta fal­ta de trans­pa­ren­cia afec­ta en rea­li­dad a todos los niveles.  Según la pri­me­ra infor­mación, que se cono­ció inme­dia­ta­men­te des­pués del cri­men, las auto­ridades com­pe­ten­tes se mostra­ron reaci­as a todos los niveles. Ya sea por el cur­so de los acon­te­ci­mi­ent­os o por los ante­ce­den­tes del cri­men. No se dio nin­gu­na infor­mación sob­re nada. Los aboga­dos de los fami­lia­res de las víc­ti­mas tam­bién han cri­ti­ca­do esta polí­ti­ca de des­in­for­mación. Has­ta hace poco, no se les per­mi­tía inspeccio­nar nin­gún archivo. Ni siquie­ra infor­mación que nopu­die­ra sospech­ar­se en lo mas míni­mo que pusie­ra en peli­gro futuras inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les.

Hay vari­as preg­un­tas sob­re el cur­so de los acon­te­ci­mi­ent­os que deben ser acla­ra­das.  Don­de la poli­cía y la BKA ten­drí­an algo que decir. Pero en vez de eso, se están ponien­do tra­bas.  Nue­s­tro tra­ba­jo de rela­cio­nes púb­li­cas los ha obli­ga­do a divul­gar infor­mación.  Por ejem­plo, los acon­te­ci­mi­ent­os que con­du­je­ron a la muer­te de Vili-Vio­rel Păun.  Inves­ti­ga­mos muy pron­to que al joven de Ruma­nia fue pro­ba­ble­men­te aquí en la pri­me­ra esce­na del cri­men don­de se lee dis­paro.  Y lue­go, obvia­men­te para dete­ner al per­pe­tra­dor, lo per­si­guió y llamó a la poli­cía vari­as veces, no pasó por allí y fue sor­p­rendi­do y dis­pa­ra­do por el per­pe­tra­dor en la segun­da esce­na del cri­men.  Así que las cir­cun­stanci­as y los hechos, don­de está cla­ro que no pon­drí­an en peli­gro nin­gu­na inves­ti­ga­ción más.  Para expli­car esto. Y espe­cialm­en­te a la fami­lia Păun, que haría bien en enten­der dón­de se metió su hijo esa noche. Aho­ra está cla­ro para la fami­lia que su hijo per­dió la vida trat­an­do de dete­ner al  per­pe­tra­dor.  Ellos ven a su hijo como un héroe. Las auto­ridades no dicen nada sob­re estos event­os en la noche del cri­men.

Lue­go cosas como esa. Hay una nota en el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción que dice que la hora de la muer­te de una per­so­na fue alre­de­dor de las 3 a. m.  Pero el robo del bar de la are­na fue un poco des­pués de las 10:00 p. m. ¿Qué signi­fi­ca eso para los pad­res? Tienen que asu­m­ir que su hijo luchó con­tra la muer­te duran­te vari­as horas más? De nue­vo, nada de las auto­ridades.

O las aut­op­si­as de las per­so­nas a las que les dis­par­a­ron. Vari­os pad­res han pedi­do que no sé rea­li­cen aut­op­si­as.  Que los cuer­pos de sus hijos no sean des­memb­ra­dos. Sus dese­os no han sido con­ce­di­dos.  Por supu­es­to, pue­de haber buenas razo­nes para hacer aut­op­si­as. Pero no se ha intenta­do trans­mit­ir a los pad­res un por qué, qué y cómo de las aut­op­si­as.  En cam­bio, los pad­res reci­bí­an los cuer­pos de sus hijos en un estado para lavar­los en el que las par­tes indi­vi­dua­les del cuer­po sólo estab­an apenas gran­pa­das.  Aquí, se pro­du­jo una nue­va trau­ma­tiza­ción de las per­so­nas que tienen que vivir con gran dolor.  Fue increí­ble ver lo igno­ran­tes e insen­si­bles que fue­r­on las auto­ridades al tra­tar la situ­ación de los fami­lia­res de las víc­ti­mas.

Y era amar­go ver cómo los polí­ti­cos hací­an gran­des dis­cur­sos y pro­me­sas en los fun­e­ra­les ofi­cia­les de Hanau, y cómo sur­gía la espe­r­an­za de que algo cam­bia­ra.  Y lue­go enfren­tar­se a una rea­li­dad en la que no había ni ras­tro de sen­si­bi­li­dad, trans­pa­ren­cia y medi­a­ción. Pero tam­bién está el pun­to en el que las fami­li­as comen­za­ron a resistir.  Cuan­do se cen­tra­ron en el fra­ca­so de las auto­ridades, cri­ti­ca­ron y den­un­ci­a­ron. Cómo pudo ocurr­ir este cri­men? Qué pasó la noche del cri­men? Y qué pasó en las sema­nas sigu­i­en­tes?

Hei­ko: Tam­bién ten­go una preg­un­ta sob­re el autor. Los medi­os de comu­ni­cación informa­ron que hizo vari­os via­jes al extran­je­ro, tam­bién para hacer eje­r­ci­ci­os de tiro. Pue­de decir­nos más sob­re eso?

Hagen: Tam­bién pue­des con­tar con esta intrans­pa­ren­cia.  No hay infor­mación sob­re sus via­jes por par­te de las auto­ridades. Aho­ra bien, tam­bién se pue­de decir que toda esta infor­mación sob­re sus via­jes al extran­je­ro podría apun­tar a cóm­pli­ces, con­fi­den­tes y con­e­xio­nes orga­niz­a­ti­vas y, por lo tan­to, las auto­ridades inves­ti­ga­do­ras se man­ti­enen cubier­tas de infor­mación.  Sin embar­go, des­pués de más de tres meses podría haber una espe­cie de infor­me pro­vi­sio­nal.  Pero eso no suce­derá. Fue­r­on los peri­odi­stas de Spie­gel los que des­cu­brie­ron en abril que dos de los via­jes del año pasa­do al extran­je­ro lle­va­ron a un cam­po de ent­ren­a­mi­en­to de tiro de com­ba­te en Eslo­va­quia.  Aho­ra, don­de los sold­ados de éli­te se ofre­cen a ent­re­nar a los tira­do­res en el llama­do tiro de com­ba­te. Este ent­ren­a­mi­en­to fue en Hanau unos meses antes de los ata­ques. Al pare­cer, se pre­paró en el ent­ren­a­mi­en­to para eje­cu­tar a la gen­te rápi­da­men­te y con fri­al­dad, para mover­se tác­ti­ca­men­te, para cubrir­se y tam­bién para dis­parar a cual­quie­ra que se le acer­ca­ra dema­sia­do en su inten­to.  Apa­ren­te­men­te se ha pre­pa­ra­do en el ent­ren­a­mi­en­to para eje­cu­tar a la gen­te rápi­da­men­te y con fri­al­dad, para mover­se tác­ti­ca­men­te, para cubrir­se y tam­bién para dis­parar a cual­quie­ra que se le acer­que dema­sia­do en sus pla­nes. Ver­e­mos en los pró­xi­mos meses lo que los infor­mes de la inves­ti­ga­ción ofi­cial dirán sob­re esto.  Sólo pen­sa­mos que es casi es impo­si­ble que los par­ti­ci­pan­tes de este tipo de ent­ren­a­mi­en­to de tiro en tales cam­pos de ent­ren­a­mi­en­to sean des­co­no­ci­dos para las auto­ridades de segu­ridad y los ser­vici­os secretos.

Aquí deci­mos que esta es otra pie­za del mosai­co del fra­ca­so ofi­cial en el perí­o­do pre­vio a la masa­c­re. Un fra­ca­so que se pue­de ver en muchas preg­un­tas: Por qué se le dio al autor una licen­cia de armas? Cómo con­si­guió que lo reno­va­ran una y otra vez? En 2017 y 2018 hubo inci­den­tes fla­gran­tes de amen­azas racis­tas y arma­das en Hanau-Kes­sel­stadt. Exac­ta­men­te en la esce­na, muy cer­ca de la esce­na del cri­men, muy cer­ca de la casa del per­pe­tra­dor. Ya había sido el últi­mo ase­si­no? Qué otros inci­den­tes hubo en los que algu­i­en aquí en Kes­sel­stadt fue arm­a­do con armas afila­das e hizo amen­azas racis­tas a la gen­te? El ase­si­no de Hanau reci­bió su pri­mer permi­so para lle­var armas en 2013. Tal cosa se comprue­ba cada tres años. La últi­ma vez que obtu­vo este permi­so fue en 2019. Inclu­so con­si­guió ampli­ar el permi­so a un permi­so euro­peo, es decir, el derecho a lle­var sus armas a tra­vés de Euro­pa, y reci­bió este permi­so exac­ta­men­te ent­re las dos sesio­nes de ent­ren­a­mi­en­to en Eslo­va­quia. Eso nos plan­tea­m­uchas preg­un­tas sob­re lo que esta­ba pasan­do allí. Quién de las auto­ridades fal­ló? Ese fal­lo tiene un sis­te­ma de nue­vo? Digo eso „una vez más“ con respec­to al com­ple­jo de la NSU. Una vez más un sis­te­ma de mirar hacia otro lado o de tole­ran­cia. Por qué ese hombre se que­dó con sus armas?

Ent­on­ces, en térmi­nos del mani­fies­to „Men­sa­je a todo el pue­blo ale­mán“. ¿Cuán­do estu­vo eso en línea? ¿No podría haber inter­ve­n­i­do el Estado rápi­da­men­te? ¿Por qué no se regis­tró su casa debi­do a su tra­to con las fan­ta­sí­as de exter­mi­nio racis­tas y fascis­tas?

Todo esto se con­den­sa para noso­tros en una ima­gen que hab­ría sido posi­ble en muchos luga­res para dete­ner al autor en una eta­pa temp­ra­na. Este es un com­ple­jo en este momen­to, en el que el gru­po de inves­ti­ga­ción está tra­ba­jan­do. Para con­fron­tar a las auto­ridades con las preg­un­tas resul­tan­tes. Así que con la preg­un­ta cen­tral: „Podrí­an haber­se evi­ta­do los ase­si­na­tos?“ Esa es la preg­un­ta cen­tral que con­ci­er­ne a los fami­lia­res. Quién fal­ló dón­de? Debe­rí­an asu­m­ir la responsa­bi­li­dad de sus fra­ca­sos.

Esa es la preg­un­ta cen­tral. Por­que todos los pari­en­tes dicen que no podrí­an haber hecho nada peor que enter­rar a sus pro­pi­os hijos. Pero, qué pue­den hacer para evi­tar que eso vue­l­va a suce­der? De ahí las preg­un­tas. Cómo pudo suce­der esto? Por qué no se pudo dete­ner? Y aquí es don­de los pari­en­tes con­tinúan teni­en­do preg­un­tas y deman­dan­do respu­es­tas. don­de se están exi­gien­do y arti­cu­lan­do cada vez más.

Hei­ko: En otras pala­bras, la deman­da a las auto­ridades de recon­struir el cur­so de los acon­te­ci­mi­ent­os por com­ple­to, para que no haya mas „pun­tos cie­gos“ para los afli­gi­dos, deján­do­los en una dolo­ro­sa incert­id­umbre e igno­ran­cia. Y la exi­gen­cia de deter­mi­nar en qué medi­da el autor podría haber sido deten­i­do antes del deli­to, para poder extra­er leccio­nes para el futu­ro… Qué otras deman­das hacen los fami­lia­res?

Seda: Los pari­en­tes quie­ren que el estado tome medi­das y acla­re la masa­c­re y sus ante­ce­den­tes.  Quie­ren que las auto­ridades tomen la muer­te de sus hijos, que ellos y su dolor, que el racis­mo en este país sea finalm­en­te toma­do en serio, y que se haga algo al respec­to. Desaf­or­tu­n­a­da­men­te, no se ve así en este momen­to. Y por supu­es­to esto aumen­ta el dolor, la frus­tra­ción y la ira. Es el no ser toma­do en serio lo que tor­pe­dea todos los sen­ti­mi­ent­os…

Hagen: Para ilus­trar el fra­ca­so de las auto­ridades una vez más. En julio de 2019 hubo un ata­que racis­ta a un hombre de Eri­trea en Wäch­ters­bach, aquí con noso­tros en el Main-Kin­zig-Kreis. El hombre de 26 años reci­bió un dis­paro en el estóm­a­go des­de un coche. El autor tam­bién era un hombre que tenía sus armas a tra­vés de un club de tiro. Había anun­cia­do el cri­men en su pub local y supu­es­ta­men­te no había sido toma­do en serio. Ent­on­ces el hombre se fue, buscó a un hombre negro y le dis­paró. Ent­on­ces el per­pe­tra­dor de 55 años se dis­paró a sí mis­mo. Eso fue en julio pasa­do. Y uno debe­ría aho­ra esperar que las auto­ridades de nue­s­tro Main-Kin­zig-Kreis pien­sen en cómo algu­i­en que come­te un inten­to de ase­si­na­to racis­ta pue­de obte­ner una licen­cia de armas y ent­rar en pose­sión de vari­as armas lega­les. En cam­bio, hay que ver qué pue­de obte­ner la reno­va­ción de su licen­cia de armas por la mis­ma auto­ridad y su ampli­a­ción a una tar­je­ta euro­pea de armas de fue­go.  En cam­bio, hay que ver qué pue­de vol­ver a obte­ner su licen­cia de armas de fue­go de la mis­ma auto­ridad y ampli­ar­la a una tar­je­ta euro­pea de armas de fue­go. Ent­on­ces, ¿con qué seri­edad se están mane­jan­do las prue­bas de fia­bi­li­dad necesa­ri­as y la prue­ba de la nece­sidad de una licen­cia de armas de fue­go? Por lo tan­to, se plan­tea la cues­tión de qué cri­te­rios se uti­li­z­arán aquí. ¿Qué está pasan­do con las auto­ridades? ¿O son las leyes tales que los racis­tas pue­den adquirir y guar­dar armas legalm­en­te? No hay el más míni­mo indi­cio de que estos event­os que lle­va­ron a la masa­c­re de Hanau ten­gan algu­na con­se­cuen­cia. Y por lo tan­to la deman­da: Des­ar­mar a los racis­tas. Des­ar­mar a los nazis. Hay que exami­nar las con­di­cio­nes en las que se per­mi­te a la gen­te en Ale­ma­nia lle­var armas. Aquel­los que son ent­re­na­dos en clu­bes de rif­les para lle­var armas. Hay que hacer algo al respec­to.

Hei­ko: Vue­l­vo a la situ­ación de los afli­gi­dos. Sob­re los nume­ro­sos ase­si­na­tos muchas per­so­nas se ven afec­ta­das por la pér­di­da, el dolor, el mie­do y la pena. Miem­bros de la fami­lia, ami­gos, cono­ci­dos y tes­ti­gos. ¿En qué medi­da reci­ben ayu­da en la vida coti­dia­na y apo­yo psi­coló­gi­co de las auto­ridades?

Seda: Por un lado, se pagó una ayu­da econó­mi­ca de emer­gen­cia a los fami­lia­res. Pero en lo que respec­ta a la finan­cia­ción de los cuid­ados a lar­go pla­zo, segui­mos luchan­do. En rea­li­dad, debe­ría ser evi­den­te que las per­so­nas que han sido víc­ti­mas de un cri­men vio­len­to racis­ta en este país están finan­cier­a­men­te ase­gu­ra­das. Pero este no es el caso.

En lo que respec­ta a la aten­ción psi­coló­gi­ca, es difí­cil encon­trar psi­coter­a­peu­tas en este momen­to. Una razón para esto es que la may­o­ría de los ter­a­peu­tas* actu­alm­en­te sólo dan sesio­nes de video y no citas cara a cara. Muchos pari­en­tes no quie­ren este tipo de con­ver­sa­cio­nes en línea. Por otro lado, no se lle­van bien con la tec­no­lo­gía necesa­ria.

Muchos jóve­nes tam­bién están enfad­ados con las auto­ridades por el cierre de la JuZ en Kes­sel­stadt. Las restric­cio­nes de la coro­na se redu­je­ron gra­dualm­en­te. Sin embar­go, esto sólo pare­ce afec­tar a áre­as de la eco­nomía. Estos se con­si­de­ran rele­van­tes. Pero no los luga­res de reu­n­ión social. Y el Recuez era el lugar de encuen­tro de los jóve­nes. Un segun­do hogar para las víc­ti­mas del ase­si­na­to y todos sus ami­gos*. Poco des­pués del 19 de febre­ro, se ini­ció allí una ter­a­pia de gru­po para los jóve­nes afec­ta­dos, pero se inter­rum­pió inme­dia­ta­men­te des­pués de la pri­me­ra o segun­da sesión a cau­sa de Coro­na. Sin embar­go, nin­gu­no de los jóve­nes pudo hacer nada con las video­con­fe­ren­ci­as ofre­ci­das. No se ent­ien­de por qué las pelu­que­rí­as pue­den abrir aho­ra, pero los luga­res de reu­n­ión tan import­an­tes per­ma­n­e­cen cer­ra­dos.

Por par­te de las auto­ridades… Bue­no, sé de una mujer que ha estado vien­do a un ter­a­peu­ta y no pue­de lle­var­se bien con ella. Pero si la recha­za­ra, ten­dría que encon­trar ella mis­ma un nue­vo ter­a­peu­ta en estas difí­ci­les cir­cun­stanci­as. La ayu­da para las per­so­nas trau­ma­tizadas de una masa­c­re se ve dife­ren­te. Es bastan­te difí­cil por el momen­to encon­trar un apo­yo psi­coló­gi­co adecua­do para los afec­ta­dos.

Hagen : Diría que estas ofer­tas insti­tu­cio­na­les fue­r­on bastan­te ambi­va­len­tes. Estos ser­vici­os de apo­yo inme­dia­to a las víc­ti­mas se intro­du­je­ron por pri­me­ra vez des­pués del ata­que a la Breit­scheid-Platz. Y eso es cier­to y tiene senti­do si los pad­res reci­ben 30. 000 euros y los her­ma­nos 15. 000 euros. Pero para las fami­li­as era sufi­ci­en­te para finan­ci­ar los fun­e­ra­les y las cosas más necesa­ri­as. No es de nin­gu­na mane­ra un segu­ro per­ma­nen­te.

Espe­cialm­en­te no, cuan­do las per­so­nas se han inca­pa­ci­ta­do por un trau­ma y ya no pue­den rea­li­zar su tra­ba­jo. Esto plan­tea la cues­tión de cómo van a lle­gar a fin de mes. En casos indi­vi­dua­les, ha habi­do una ayu­da rápi­da y no buro­crá­ti­ca para encon­trar una nue­va vivi­en­da. Por­que ya no podí­an o no que­rí­an vivir don­de viví­an con sus fami­lia­res ase­si­na­dos. Pero tam­bién hay casos en los que esto no ha suce­di­do. Don­de un pad­re toda­vía tiene que vivir en su apar­ta­men­to a 50 metros de la esce­na del cri­men y obvia­men­te no se encon­tró nada para él. Hace unos 10 días, el apo­yo finan­cie­ro a los depen­dien­tes super­vi­vi­en­tes fue obje­to de deba­te en los medi­os de comu­ni­cación loca­les. Fue bastan­te inquietan­te escuchar que se había pagado 1 mil­lón de euros en ayu­da de emer­gen­cia a los depen­dien­tes sobre­vi­vi­en­tes. Y son­a­ba como si cada fami­lia hubie­ra reci­bi­do un mil­lón de euros. Ese no era de nin­gu­na mane­ra el caso. Esta­mos hab­lan­do de unas 60 per­so­nas que reun­í­an los requi­si­tos según los cri­te­rios del cen­tro de ase­s­or­ami­en­to a las víc­ti­mas. Este dine­ro se divi­dió ent­re ellos. Hubo muchos sobre­vi­vi­en­tes que estab­an en los bares en el momen­to de los ata­ques, que no fue­r­on fusi­la­dos y que sobre­vi­vie­ron con gran suer­te. Tam­bién hubo otros que pre­sen­ci­a­ron los ata­ques de cer­ca. Estas per­so­nas no fue­r­on con­si­de­ra­das. No lo es.

No es que todos los afec­ta­dos estén sien­do ayu­da­dos finan­cier­a­men­te aquí. La segun­da es la auto­pro­mo­ción ofi­cial. Cuan­do estáb­a­mos en el par­la­men­to del estado de Wies­ba­den y el Mini­stro del Inte­rior de Hes­se, Beuth, infor­mó allí, se sin­tió como una bur­la a los fami­lia­res. Beuth esta­ba llena de elo­gi­os para los ser­vici­os de emer­gen­cia. Todo hab­ría sal­i­do bien. Des­de el desplie­gue inme­dia­to de la poli­cía has­ta el desplie­gue de los ser­vici­os de res­ca­te. Se pre­sen­tó al Par­la­men­to en una mara­vil­losa ima­gen de lo bien que las auto­ridades hab­rí­an cuid­ado de los afec­ta­dos. Por supu­es­to, esto está en cla­ro con­tras­te con lo que las per­so­nas afec­ta­das pudie­ron reportar esa noche y la hora que siguió.

En térmi­nos gene­ra­les. Había ayu­das selec­ti­vas que eran efec­ti­vas. Pero en gene­ral hubo una fal­ta de ayu­da en muchos luga­res. Y los efec­tos de la pan­de­mia de la coro­na, con el ina­decua­do cuid­ado psi­coló­gi­co de los trau­ma­tiz­ados, han pues­to la coro­na nega­ti­va en el con­jun­to. Ade­más, hay una com­ple­ta fal­ta de sen­si­bi­li­dad. Sólo te remi­to a la his­to­ria de la aut­op­sia de pesadil­la que ya he men­cio­na­do.

O el caso de la acción poli­cial con­tra los afli­gi­dos en for­ma de un dis­cur­so de los auto­res. De una mane­ra banal, tam­bién se podría llamar a esto un con­ta­c­to acci­den­tal. El pad­re del per­pe­tra­dor había sobre­vi­vi­do a los event­os en su casa. Aho­ra está ofi­cialm­en­te regis­tra­do como tes­ti­go, pero no está dis­pu­es­to a testi­fi­car. El hombre había regres­ado a la casa des­pués de vari­as semanas,que se encuen­tra en las inme­di­a­cio­nes de la segun­da esce­na del cri­men y de las casas de algu­nas de las fami­li­as de la víc­ti­ma. Debi­do a esto, la poli­cía pro­ba­ble­men­te pen­só que sería una buena idea infor­mar a las fami­li­as de las víc­ti­mas sob­re este hecho. Sin embar­go, esto se hizo de tal mane­ra que en la vida coti­dia­na de la poli­cía uno se diri­ge a las llama­das per­so­nas peli­gro­sas. Así que adver­tir, has­ta amen­azar, sí, dejar en paz a este pad­re del ase­si­no, influir en otras

per­so­nas para que el hombre no sea ata­ca­do, etc. Aquí las víc­ti­mas se han con­verti­do en poten­cia­les per­pe­tra­do­res. Esto no tiene nada que ver con la sen­si­bi­li­dad. Y no se pue­de hab­lar aquí de un enfo­que capa­ci­ta­do y pro­fe­sio­nal para las víc­ti­mas. Por supu­es­to que fue sen­sa­to y cor­rec­to infor­mar a las fami­li­as sob­re ello. Pero la for­ma… uno sólo pue­de dese­sper­ar­se por ello. Para ver las bel­las artes del mini­stro en este con­tex­to. Eso fue muy amar­go para los pari­en­tes y tienen muchas crí­ti­cas sob­re esta for­ma de tra­tar­los y su situ­ación.

Hei­ko: Gra­ci­as por estos con­se­jos. En tu pági­na web se pue­de leer que quie­res diri­gir este pro­yec­to, esta tien­da duran­te tres años. Es eso cier­to?

Seda: Al menos tres años.

Hagen: En este momen­to ya esta­mos pen­san­do en cómo las cosas podrí­an, debe­rí­an y debe­rí­an con­ti­nu­ar. Pero si que­re­mos seguir duran­te cin­co años y más, sólo lo deci­di­re­mos en un año.  Pero ya esta­mos pen­san­do en la opción. Por el momen­to la per­spec­ti­va es de tres años.

Hei­ko: Un pro­yec­to caro. Sólo el alqui­ler de la tien­da es de 2500 euros por un mes. Crees que pue­des cubrir estos y otros gas­tos de fun­cio­na­mi­en­to?

Seda: Hemos reci­bi­do muchas dona­cio­nes des­de la aper­tu­ra a princi­pi­os de mayo. Tan bien que ya tenemos el dine­ro para el alqui­ler del pri­mer año. Por supu­es­to que las dona­cio­nes dis­mi­nuirán de nue­vo. Pero ent­on­ces tendre­mos que ser crea­tiv­os para futuras cam­pa­ñas de recau­da­ción de fon­dos. Nues­tra princi­pal prio­ridad es per­ma­n­e­cer inde­pen­dien­tes. En pri­mer lugar, esta­mos avan­z­an­do a peque­ños pasos.

Hei­ko: Esto incluye los míti­nes recur­ren­tes y los event­os cada 19 del mes…

Seda: Exac­to. Siemp­re hace­mos una acción de recuer­do cada 19 días del mes. Así que jun­tos nos encar­ga­mos de los arreg­los flo­ra­les, flo­res, velas y cua­dros en las esce­nas del cri­men y en el memo­ri­al de los Grimm en el mer­ca­do. Depo­sit­amos los obje­tos y las car­tas que hemos reci­bi­do.  Y en silen­cio recor­d­a­mos a los nue­ve ase­si­na­dos. Debi­do a Coro­na, esto siemp­re ha ten­i­do lugar a menor esca­la en las últi­mas sema­nas. Por lo tan­to, tuvo lugar en un cír­cu­lo muy fami­li­ar, priv­a­do y tran­qui­lo. Aho­ra nos sen­ta­mos con las fami­li­as y dis­cu­ti­mos qué otras formas de con­me­mo­r­a­ción y recuer­do pue­de haber. Al igu­al que el espa­cio aquí, el dise­ño de estos días de recuer­do es un pro­ce­so con­ti­nuo.  Así que todos pue­den invo­lu­crar­se y expre­sar sus dese­os e ide­as. Reci­en­te­men­te, Sedat Gür­büz, que fue ase­si­na­do a tiros en el Shi­sa-Bar „Mid­ni­ght“ de enfren­te, cum­plió años. Jun­to con su fami­lia y ami­gos* lo con­me­mo­ra­mos en la pri­me­ra esce­na del cri­men. Tra­ta­mos de tomar e imple­men­tar nue­vas ide­as, dese­os y nece­sidades. Pero Coro­na ya ha amor­ti­gua­do muchas acti­vidades.

Hagen: Así que no tenemos un pro­gra­ma púb­li­co para la tien­da toda­vía.  Pero ya tuvi­mos un pri­mer even­to en la tien­da. Un repre­sen­tan­te de la ini­cia­ti­va de la Keu­p­stra­ße de Colo­nia, Kut­lu Yurtse­ven, estu­vo aquí e infor­mó sob­re las expe­ri­en­ci­as de la ini­cia­ti­va allí. Fue una reu­n­ión peque­ña, por­que esta­mos limita­dos por Coro­na y no pode­mos invi­tar a los gran­des.  Pero nue­s­tro plan es que alre­de­dor de cada 19 de un mes invi­te­mos a una ini­cia­ti­va del ter­ri­to­rio federal y deje­mos que nos cuen­ten sus expe­ri­en­ci­as. Tam­bién que­re­mos usar el espa­cio para una red nacio­nal. Pode­mos ima­gi­nar muchos event­os, expo­si­cio­nes, pre­sen­ta­cio­nes de pelí­cu­las y reunio­nes. Pero, por supu­es­to, eso tam­bién depen­de de la rela­ja­ción que la pan­de­mia per­mi­ta.  Otra idea, aún muy vaga, es reto­mar el con­cep­to del Tri­bu­nal de NSU para Hanau. Por­que el caso en Hanau es tal que si el per­pe­tra­dor está muer­to, no hab­rá nin­gún caso judi­cial para tra­tar con él. Se pue­de asu­m­ir que el gobier­no esta­tal quie­re cer­rar los archiv­os rápi­da­men­te y poner todo sob­re la mesa con un infor­me final. En la for­ma de un tri­bu­nal de este tipo se podría abordar la cade­na del fra­ca­so ofi­cial, la igno­ran­cia ofi­cial hacia las víc­ti­mas de la vio­len­cia racis­ta, el racis­mo en las auto­ridades y mucho más. Esto se situa­ría en un mar­co nacio­nal y pro­ba­ble­men­te tam­bién iría acom­pa­ña­do de la cor­re­spon­dien­te demo­s­tra­ción en gran esca­la. Podrí­a­mos con­si­derar hacer esto en oto­ño.

Hei­ko: Ent­on­ces te deseo a ti y a tu pro­yec­to mucho éxi­to. Y gra­ci­as por esta ent­re­vis­ta.

Tra­duc­ción: Ger­mán Wie­ner


SHARE :